Pasar al contenido principal
Interim management y conciliacion familiar

Interim Management: la opción profesional flexibe que facilita la conciliación laboral

En los últimos cinco años el mercado laboral ha sufrido importantes cambios sustanciados, entre otras cuestiones, en la aparición de opciones profesionales que permiten que empresas y directivos adopten enfoques cada vez más flexibles en los puestos de trabajo. Entre ellas destaca el Interim Management.

Lejos de asimilar esta flexibilidad a la degradación del talento y su precarización, es ahora cuando el talento, como ya explicamos en este post, adquiere mayor relevancia y la remuneración pivota en gran medida sobre él. Hoy, las empresas necesitan disponer de talento directivo pero buscan fórmulas para disponer de él sin que sea relevante tenerlo en exclusiva.

El Interim management es un modelo de trabajo flexible que permite disponer de un profesional con dilatada experiencia en dirección y gestión para incorporarse a una empresa con el objeto de llevar a cabo una misión concreta, en un plazo determinado y enfocado a la obtención de unos resultados predefinidos.

Los beneficios que aporta a la empresa son obvios: suma de talento experto, incorporación a la empresa de habilidades de las que no disponía, liderazgo, alta capacidad de organización y gestión de equipos, trabajo enfocado a resultados, elevado conocimiento del sector y el hecho de no generar un lastre económico para la empresa a los efectos de tener que sostener una retribución elevada de modo permanente.

Pero, ¿qué beneficios aporta el Interim Management a un profesional?

La respuesta es clara, el Interim, como fórmula laboral flexible, permite un mayor equilibrio entre la vida personal y profesional, ya que el profesional escoge en qué proyecto quiere trabajar y gestiona su agenda en función de la duración de la misión y la consecución de los objetivos deseados.

Quizá por esto sea una fórmula de gran éxito entre las mujeres, que encuentran una gran satisfacción en esta fórmula de trabajo por la elevada contribución que hacen al proyecto además de una buena forma de conciliación familiar.

Esto hace que el Interim sea un profesional que cumpla con una serie de características clave, como ya vimos en este artículo, y que podrían sintetizarse en: autogestión, agilidad, especialización, capacidad de adaptación a los cambios, flexibilidad y buen manejo de la incertidumbre. 

En España, la figura del Interim Manager es perfecta para las pequeñas y medianas empresas que no pueden permitirse tener estos puestos directivos de forma permanente en su estructura así como para las startups con músculo  financiero que necesiten de la experiencia de un directivo experimentado. En el caso de las grandes compañías, éstas suelen recurrir a estos directivos en aquellas ocasiones en las que requieran una gran especialización, en situaciones de crisis o en proyectos muy concretos.